Regina Ackroyd

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Regina Ackroyd

Mensaje por Regina Ackroyd el Vie Dic 02, 2011 10:14 pm



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Regina Ackroyd


SobrenombreGina.
Edad22 años.
Lugar de origenBrujas, Bélgica.
Estado civilSoltera.
OcupaciónActriz de teatro.
Preferencia sexualHeterosexual. (¿Asexual?)
Residencia actualPainkiller, un cottage en The Belle Rose Village.
AvatarLily Cole.
RazaGrimm.
Cuento al que perteneceAlicia en el País de las Maravillas.


Descripción psciológica


Regina es, principalmente... apática.
Tiene como característica la costumbre de hablar en un tono plano y sin cambiar mucho su expresión, a menos que sea un día especialmente malo – entonces se siente inclinada a gritos y a mirada fulminantes que, en su cara tan peculiar, resultan atemorizantes. Por lo general tiene un buen control de sus emociones, no le agrada el abandono absoluto a pesar de que la alcanza más de lo que le gustaría. Es meticulosa al punto de la obsesión – le diagnosticaron OCD cuando tenía catorce años.
No es particularmente sociable, pero tampoco desdeñosa – no le molestan las conversaciones, aunque cuando considera que alguien está siendo estúpido tiene muy pocos escrúpulos (y delicadeza) para espetárselo como si tal. En su opinión, Regina no tiene amigos, aunque algunos conocidos que le agradan más que otros... pues bueno. Sufre de un insomnio irregular que la ataca en ocasiones, y a la mañana siguiente está incluso más desenfocada que de costumbre. A menudo pierde el hilo de la conversación cuando se sumerge en sus pensamientos, y cuando se enfrenta a un personaje especialmente difícil en una de sus obras, se desliza en el personaje como si fuera un abrigo favorito – es bastante perturbador ver su personalidad cambiar tan abruptamente.
Ella es una mentirosa espectacular – nacida de su habitual calma y las clases de teatro que lleva tomando desde los diez años. En ocasiones puede ser un poco brusca, pero aunque no sea su intención no significa que se arrepienta. A Regina sencillamente no le importa. Para ella, el mundo se divide en unas cuantas partes: los estúpidos, los interesantes... y los monstruos. El sarcasmo ha sido un amigo fiel desde que puede recordarlo.
Tiene inesperados momentos de compasión – parece refrenarse con los niños (que en general la adoran) y la gente ingenua o dulce. Regina es una líder natural – ¿o tal vez sólo una chica muy mandona? - y no le gusta que la contradigan, no importa lo pequeño del asunto. Puede volverse muy violenta cuando su furia es despertada – y es extrañamente fácil y difícil, a la vez, hacerlo. Regina nunca olvida una deuda, es rencorosa y vengativa pero relativamente razonable – o al menos – ¿solía serlo?
Posee un macabro sentido del humor – sus bromas incluyen pero no se limitan a menciones de desmembramiento y mutilación, y en ocasiones incluye un peculiar dato oscuro que deja a su compañero sintiéndose confundido y más que un poco inquieto. Regina es sencillamente extraña, y a la vez normal – una de esas chicas raras que pillas por todos lados. El contacto físico la vuelve incómoda y no sabe como responder – a menos que esté interpretando a algún carácter, claro. Es curioso, pero Regina adopta otras personalidades con facilidad ennervante para luego abandolarlas como un guante viejo.
Nunca se ha sentido particularmente atraída a alguien. Seguro, de cuando en cuando ha pensado que tal o cuál está bien para mirar, pero no es fácil llevarse bien con ella y con lo fácil que pierde el interés – no, tacha eso – con lo difícil que es que se interese en cualquier cosa...
Regina lleva la frase de «ocúpate de tus asuntos» a otro nivel: si no la afecta, por ella puede quemarse en el infierno. No le sobra empatía pero su desaprobación por cualquier error es rápida para llegar – la perfección es importante, muy importante. En consecuencia, sabe aceptar a las personas que intentan y perseveran en aquello que aman – rendirse es un concepto estúpido y banal. Regina no hace nada a menos que de verdad quiera y si ése es el caso, bien, ¿por qué no puede tenerlo?
Es bastante egoísta si se mira desde ése punto de vista – la última galleta, una falda bonita, la primera en todo. Su falta de preocupación por los demás la alienta a concentrarse en sí misma – malhumorada, sarcástica, pequeña Regina. No le teme a mucho – pero los gatos la incomodan al punto de sufrir un ataque nervioso una vez o dos, y las rosas blancas la ponen inexplicablemente irritable. Sus gustos varían, pero siempre ha tenido un puesto especial para el cricket - ¿nostalgia, azar, recuerdo?
Tiene un don con las palabras – es bastante articulada. Sabe lo que quiere decir y cómo decirlo y puede ser terrible, caprichosa, malcriada – manipular se vuelve una segunda naturaleza con el paso del tiempo, ¿verdad? Regina es observadora y descarada – un par de preguntas te ayudan a conocer a una persona, y los puntos débiles son lo que más se esconde. Psicología inversa es divertida, pero Regina generalmente no se detiene a considerar lo que está haciendo – es sólo un juego, o algo demasiado serio para entretenerse en nimiedades.
No cree que las reglas están hechas para romperse pero tampoco piensa que debes seguirlas todas. Lo suyo es más cosa de «vive y deja vivir» - si no molesta a nadie, entonces nadie tiene derecho a criticarla. Creció independiente y extrovertida (a su manera, al menos) de modo que cualquier intento de dominación la deja lívida. Perdonar no es una cuestión de estar dispuesta o no a perder a alguien – su rumbo de pensamiento va en plan «¿me sirve aún o ya no?»
Difícil pensar en los demás como tus iguales cuando algo más viejo que tu memoria te dice que no lo son.



Vestuario Actual y Descripción Física


Regina es bonita pero no hermosa porque su figura es... peculiar. Su piel es suave y pálida, sus dedos largos y su figura agradable a la vista – le gusta el deporte, después de todo. Su rostro es un óvalo perfecto, blanco y terso, su frente es despejada y sus mejillas conservan eternamente la redondez de la juventud. En realidad, en general Regina luce muy joven – más de lo que es o de lo que cree ser. Su nariz no es abrupta ni afilada, todo lo contrario – de bordes redondos y descendiendo sutilmente. Su frente casi siempre está despejada, lo que acentúa el aire fantástico y terrible.
Su cabello es de un rojo brillante – algunos días anaranjado y otros días de color cereza, pero generalmente el primero. Es largo y liso, aunque a Regina le gusta experimentar y ¿qué hay de malo con inventar algo en una ocasión o dos? En los días buenos, se pinta los labios de color rojo y se delinea los ojos con kohl, porque le agrada más que maquillaje común.
Su cuerpo es ligero y simpático – sus movimientos tienden a ser abruptos y excitados – o todo lo contrario, lentos y distraídos. No es un reloj de arena pero esconde (o no) uno o dos encantos debajo de la ropa. No tiene reparos en usar los disfraces para sus obras de cuando en cuando – y siente una predilección especial por los vestidos de reina (nunca princesa), anchos y largos y elegantes y – encantadores. Le gusta el resonar de los zapatos contra el suelo, pero los tacones la cansan así que generalmente no los abusa.
Tiene una especie de fetiche con las medias largas – siempre están aprovadas, per se. Su estilo común tiene un definitivo toque vintage, con camisetas largas y calzas apretadas, además de cinturones anchos y chaquetas cortas. No le gustan las zapatillas, pero tiene varios pares de ballerinas. Su estatura es promedio – vale, tirando un poco hacia el lado bajo.
Sus ojos son azules, grandes y extrañamente expresivos – casi siempre es posible saber lo que está pensanddo mirándolos, a menos que Regina se concentre de verdad, o cuando está actuando. Sus pestañas no son muy largas pero tienen una tendencia marcada a ondularse. Sus mejillas tienen un rubor permanente, y sus manos siempre están frías.
Cuando terminó la escuela se tatuó un corazón en la nuca, pequeño y sutil – y muy presente.



Historia

La madre de Regina era una de esas mujeres que son hermosas y lo saben, y lo utilizan como un arma. Silke Noël fue una niña popular, una mujer consentida y libre – y, a pesar de que nunca fue cruel con Regina, tampoco le dio exactamente la atención que una infante necesita. Silke la trataba como a una muñeca, cambiándola de ropa cada dos o tres horas y luego olvidándola por un par de días mientras se marchaba con uno de sus muchos amigos, dejándola al cuidado de las sirvientas de la casa.
No se enteró de quien era su padre hasta que tenía siete. James Ackroyd era joven y apuesto, y estaba ansioso por hacerse un nombre como modelo. Había nacido en Storybrooke y, como principio, no tenía muchas aspiraciones – fue una gran sorpresa cuando encantadora, hermosa Silke con su gusto por lo fantástico y dramático mostró cierto interés. Tuvieron un affair apasionado que acabó en confusión, algo que podría haber sido cariño y una niña de ojos grandes y rostro vagamente curioso, con la belleza casi sobrenatural de su madre acentuada de un modo que no lucía precisamente humana. James la visitaba a veces, cuando estaba en el país – pero era como ver a un primo lejano que te traía alegría en pequeños pedacitos. Silke se aseguraba de marcharse en aquellas ocasiones, porque cuando James se enteró de que ella estaba embarazada terminó cualquier tipo de relación romántica y nunca pudo superar el despecho.
Dos criadas en especial cuidaron de ella, Océane y Chloé, hermanas gemelas – chiquillas jóvenes que probablemente habían escapado de casa y acabaron acogidas por una mariposa social como Silke Noël. No querían empujar su suerte – así que Regina creció en una vida de lujo y sin que le negaran nada. Le gustaba leer y tocar el piano. Al saber que había demostrado interés, Silke arregló que tuviera un profesor, pero Regina detestaba al hombre y en una memorable ocasión le prendió fuego a sus preciosas partituras. Se encerraba durante días en su habitación a devorar novelas fantástica. La única vez que Océane y Chloé se atrevieron a mencionar su preocupación a Silke, ella se encogió de hombro y ordenó que dejaran a «la pequeña fenómeno» en paz.
Fue una chica precoz: no se hizo ilusiones acerca de su madre, de los amigos de su madre o de James. Desarrolló ciertas cualidades posesivas – no soportaba que Océane o Chloé se acercaran a nadie, algo que mantuvo a las jóvenes protegidas cuando Silke montaba una de sus fiestas extravagantes (había más que caballeros en su hogar aquellas veces). Pensó que su vida continuaría así para siempre, encerrada en una mansión de largos pasillos y habitaciones vacías, disfrazándose como monstruos y princesas y (su favorito) reinas, pero repentinamente Silke sufrió un accidente de tráfico – nada extraordinario – y Regina frunció el ceño al enterarse de su muerte.
Tenía doce años y James no podía encargarse de ella – estaba en su prime, era famoso y rico y apareció con una rubia despampanante en el brazo que lo miraba igual que él había mirado a Silke Noël una década atrás. Hubo un par de gritos de parte de la madre de Silke, una mujer alta y delgada de rostro sutilmente triste que nunca había sido muy cercana a su hija o a Regina. Ambos miraron a aquella niña, espigada como un junco y de aire malicioso, una desconocida absoluta, jugando a decapitar a una de sus mucamas y decidieron que la hermana mayor de James, Charlotte Ackroyd, se encargara de ella – en Storybrooke, el lugar en que había nacido y en el cual Charlotte aún vivía.
Furiosa por la pérdida de su amada rutina y de Océane y Chloé, Regina gritó y lloró y maldijo y mordió pero nada sirvió. Charlotte tenía treinta años y era directora de teatro. Nunca se había casado y no tenía hijos, así que al principio estaba ansiosa por cuidar de una pequeña abandonada y huérfana – pero se volvió rápidamente evidente que Regina, voluntariosa y apasionada, no estaba dispuesta a dejar que una desconocida como Charlotte se acercara tanto a ella. Ambas iniciaron un paso cauteloso hacia una forma de confianza que al final las arropó como una manta – nunca fueron una familia, sino más bien conocidas, rodeando el borde de la amistad porque Regina nunca entendió bien el concepto.
Charlotte la introdujo al teatro, algo por lo que estaría agradecida el resto de su vida. Regina tenía un talento natural – su rostro vacío podía llenarse con emociones tan reales que espantaba verla deslizarse fuera y dentro de su personaje. Empezó con roles menores a los trece años y a los quince ya era una estrella, pero en más de una ocasión rechazó papeles principales porque uno le llamaba la atención.
Oh... Storybrooke. Era fascinante – la única razón por al que Regina nunca atentó nada serio contra Charlotte. La gente se dividía en dos – fuera y adentro, verdad y mentira, pero fue lista y nunca habló de lo que sabía – de lo que veía. Se volvió peor a los trece, cuando casi se ahogó en una laguna – chapoteaba al borde cuando su pie se enredó en unas algas (o eso quiso creer) y estuvo sumergida por demasiado tiempo para ser cierto. Sus pulmones se sintieron como si hubieran estallado – ardiendo y reclamando tan ruidosamente como podían, y su cuerpo era igual de débil que el de un recién nacido. Desde ése momento, lo que antes era casi un juego – un juego interesante – se volvió terrible y peligroso. Las sombras de las personas no eran iguales a sus figuras, escuchaba risas y sonidos, veía rostros horribles debajo de una máscara tan encantadora que era doloroso mirar. Pero nunca pudo ver la verdad sobre sí misma – sencillamente no funciona de esa manera, supuso.
Preocupada por sus violentas visiones – lo que pensaba alucinaciones, tal vez locura – se atrevió a mencionarlo con un par de personas, pero nadie le creyó y, al recibir unas cuantas miradas extrañadas que decían claramente que «oh, Regina finalmente lo ha perdido» se calló determinadamente y no ha vuelto a hablar de ello jamás, pero está convencida de que no puede ser la única persona en Storybrooke que «ve la verdad», como le gusta pensarlo.
Después de todo, parece un pueblo de cuento de hadas.





Vida Anterior




Nombre AnteriorIvette Victoire.
Edad28 años.
Historia Vida AnteriorEra la Reina de Corazones... y lo amaba. Nunca había estado asustada de la sangre – lo suyo era un ser primordial, neutral, no malvado sino sencillamente una representación de la pasión furiosa que la consumía. Amaba a su marido con una tranquilidad que no atravesaba ningún otro rincón de su vida, e incluso entonces su manía por la perfección estaba implantada. Su lógica era indiscutible (por supuesto). Le gustaba su palacio (a veces), y toleraba a sus súbditos (lo suficiente). No estaba mal, teniendo en cuenta un millón de cosas – al menos hasta que llegó Alicia, a quien intentó interrogar para que confesara cuál de los imbéciles había pintado sus rosas de rojo pensando que podrían engañarla. Intentó decapitarla pero su marido la convenció de tener piedad – sólo una niña, dijo, y ella resopló pero accedió – y a cambio la invitó a jugar cricket. En un inesperado giro, termina sentenciándola a decapitación (otra vez) por defender a la Sota de Corazones, impartiendo su propia justicia – sentencia antes del juicio, lo que acabó en un absoluto enredo. Y lo que pareció una eternidad y un segundo después – volvía y amenazaba con quitarle su trono – absolutamente imperdonable, por supuesto. Intentó deshacerse de ella, pero fue - obviamente - inútil... y la Reina acabó sola y exiliada. Y muy, muy enfadada.
Datos extra» Tiene un lunar en la cara interna de la muñeca izquierda.
Descripción
Apasionada y rápidamente irritada, pero apegada a las reglas - por supuesto, ella hace las reglas. Le gustan los pasteles y los vestidos que atraigan la atención. Mandona, perfeccionista, y no muy buena para perdonar los errores - no buena en absoluto, si vamos a ser sinceros.
Otra info.» Le gusta mucho el azúcar.
» Puede escribir con ambas manos.
» No puede dibujar para salvar su vida.
» Sabe una canción o dos en piano.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Once Upon A Time


He leido las reglas y hecho mis registros.


Última edición por Regina Ackroyd el Sáb Dic 03, 2011 4:55 pm, editado 1 vez

Regina Ackroyd
Grimm
Grimm

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Regina Ackroyd

Mensaje por Bianca Venningen el Vie Dic 02, 2011 11:24 pm

Regina:

Debes postear de nuevo en este tema cuando completes tu ficha para que podamos darte color.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
<font style="font-size:40pt; font-family: mekanik let; letter-spacing: -8px; text-shadow:2px 2px 2px #000000">Bianca Von Venningen</font>

Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Bianca Venningen
Magia Blanca
Magia Blanca

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 21/11/2011
Edad : 30
Localización : Storybrooke,Suiza

Volver arriba Ir abajo

Re: Regina Ackroyd

Mensaje por Regina Ackroyd el Sáb Dic 03, 2011 4:57 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Terminado.

Regina Ackroyd
Grimm
Grimm

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Regina Ackroyd

Mensaje por Once Upon a Time el Sáb Dic 03, 2011 5:10 pm

FICHA ACEPTADA

Majestad, bienvenida a Storybrooke. Esperamos sea de su agrado y se divierta mucho.

Once Upon a Time
Administración general
Administración general

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/11/2011

http://once-upon-time.foroactivo.com.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Regina Ackroyd

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:29 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.