Gérhard LeBlanc

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gérhard LeBlanc

Mensaje por Gérhard LeBlanc el Mar Nov 29, 2011 1:28 am



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Gérhard LeBlanc


Sobrenombre Sr. Gér, o Gér simplemente, a veces también "Hard", y también suele ser llamado por el apellido. Unos pocos, y mayormente para molestarle, le llaman "Géry".
Edad 25 años.
Lugar de Origen La Rochelle; Francia.
Estado Civil Soltero.
Ocupación Empresario; Dueño de "Enchated Forest".
Preferencia Sexual Heterosexual.
Residencia Actual Storybrooke; Hungría.
Avatar Matt Bomer.
Raza Humano.
Cuento al que pertenece La Sirenita.


Descripción Psicológica


Gérhard es un hombre de naturaleza caballerosa, o al menos tuvo que aprender a serlo gracias a su trabajo, en el cual necesita ser cordial y atento con sus clientes, socios y empleados, con el fin de crear un mejor ambiente de trabajo. Aunque de cualquier forma, independientemente del porque de que sea caballeroso, lo es al fin, con todo ser sin excepción alguna, no deteniéndose a mirar estatus sociales o apariencias. Suele ser amable y risueño, muchas veces bastante aventurero, le agrada vivir una vida sin muchas restricciones en la cual pueda encontrar cada día algo nuevo y novedoso, la rutina simplemente no es algo para él, por lo cual se esmera en romperla a cada momento. Sin embargo, no por ello se muestra inconsciente de sus obligaciones, y hasta se podría decir que se las toma demasiado en serio, lo cual es fácilmente visible en las horas que pasa dentro de "Enchated Forest", incapaz de quedarse quieto ni un segundo, pareciendo casi hiperquinético.
Además de todo ello, también podemos decir que es un hombre maduro y bien centrado, con ideales definidos y un hilo de pensamiento recto, aunque abierto a nuevas ideas u opiniones, es sumamente responsable y detesta fallarle a las personas, lo cual le hace un hombre de confianza, alguien que sabes no te dejará plantado por cualquier estupidez, a pesar de mantener muchas veces una actitud bastante reacia, con ese a veces insoportable espíritu libre al que le gusta hacer las cosas a su manera, el cual por muy inaguantable que sea, suele ser muy útil.

Es un ser coqueto, también por naturaleza, y muchas veces ni siquiera se da cuenta de ello. No es para él algo raro el confundir a las damas con sus actitudes, y muchas veces ha tenido que aclarar que sus intenciones no iba más allá de.. Quién sabe, ¿Una simple amistad? Aunque para que mentir, muchas veces también se ha aprovechado de la curiosa cualidad. No por ser trabajador, y tomárselo muy en serio, deja de divertirse y darse ciertos gustos; y si de gustos hablamos, prefiere a las mujeres dóciles, aunque únicamente para divertirse con ellas, puesto que no es un predicador de perder el tiempo en algo que probablemente no dure más de 5 horas. No es misterio que sus relaciones no son exactamente las más duraderas, pero quizás algún día una mujer que le pudiera atrapar, pero el futuro tiene la manía de ser muy incierto. Aunque a decir verdad, la relación que más le ha durado hasta el momento, se trata de una de nada más ni nada menos que amor-odio, aunque la parte de "amor" no es aceptada a viva voz por su persona, pero de que existe, existe.
Y, hablando de odio; no es exactamente la mejor idea ganarse el odio de este espécimen masculino. Gérhard tiene un corazón muy bondadoso, con todos sus defectos, pero bondadoso al fin... Pero una vez que consigues caerle mal, se puede tener por seguro que intentará hacer de tu vida algo imposible, insoportable, con cualquier método que esté a su alcance, aunque quizás, con algo de suerte, únicamente pase de tu existencia y seas un cuerpo que roba un poco más de su aire, nada más. Afortunadamente, es más del tipo de persona que no busca riñas ni peleas, y prefiere solucionar problemas con otros métodos... Pero su paciencia, como todas, tiene un límite, e intentar sobrepasarlo puede llegar a ser un gran error.



Vestuario Actual y Descripción Física

Hombre de porte fino, aunque apariencia reacia. Con una altura exuberante y complexión atlética, de músculos definidos pero no excesivamente grandes, espalda sutilmente ancha y extremidades largas; gusta de mantenerse en buena forma. Es portador de un atractivo curioso, aunque innegable; su rostro es de quijada algo grande, que hace ver su cara más cuadrada al ser observado de frente, que es una de sus características más destacables, junto con sus orbes de tonalidad azul clara, grandes, expresivos y de mirada penetrante, adornados por pestañas finas y de poca curva. Por otro lado, en su rostro se pueden encontrar también unos labios finos, no demasiado carnosos, cejas algo anchas y bien definidas, y una nariz algo respingona. Y pasando a otro sector de su cuerpo, tiene cabellos lacios, siempre bien peinados y arreglados -o al menos la mayor parte del tiempo-, de color castaño algo oscuro y hebras brillantes tanto así como sedosas; van acorde con su tonalidad de piel, sutilmente bronceada por la exposición al sol y las playas, pero no en exceso.

Sus vestimentas suelen radicar en trajes variopintos, manteniendo una imagen bien arreglada como el empresario que es. Al menos en público, es difícil no verle de camisa y corbata, como así también parece no salir sin algún chaleco o un sombrero con el cual complementar su estilo, pero en la comodidad del hogar, o cuando no debe asistir a ninguna reunión de trabajo... Ni nada por el estilo, sus ropas predilectas son las holgadas, al menos por el lado de las remeras y/o camisas, prefiere algo más cómodo, que de mayor movilidad y no tanto calor como un traje. Le agrada jugar con los colores, y no le hace asco a casi ninguno, pero es infaltable en su guardarropa las tonalidades en blanco y negro.



Historia







Vida Anterior




Nombre Anterior Eric, Príncipe Eric.
Edad 20 años.
Historia Vida Anterior Un barco avanzaba de forma apacible en el mar en una noche de verano. En algún punto dado, el ancla fue echada y la nave amarrada, meciéndose ésta sobre la superficie de un mar calmo; los tripulantes y cada una de las personas a bordo desparramaban una graciosa felicidad y animación, y al cabo de unas pocas horas, los gritos eufóricos de la gente a bordo ocuparon sin disimulo el ambiente: "¡Viva nuestro capitán! ¡Vivan sus veinte años!". Festejaba así el Príncipe Eric su vigésimo cumpleaños, jovencito alto y de buen porte, sonreía feliz, sin saber que era observado desde el mar por una curiosa fémina, que tomaría más relevancia en su vida varias horas después.
En tanto la fiesta continuaba en la nave, el mar había decidido complicar la situación, un viento helado y repentino agitó las olas, el cielo entintado de negro se desgarró con relámpagos amenazantes y una terrible borrasca sorprendió a la nave desprevenida. Las olas, cada vez más altas, sacudieron con fuerza la nave. Después, bajo los gritos desesperados de los marineros, la arboladura y las velas se abatieron sobre cubierta, y con un siniestro fragor el barco se hundió. El joven capitán calló al mar, inconsciente, y su cuerpo fue controlado por las fieras olas por vario rato, estando muy cerca de ahogarse y morir a merced de las furiosas aguas... Pero fue rescatado de tal tempestad, a manos de una sirena que había presenciado todo el desastre, quien le llevó a la orilla y pasó toda la noche a su lado, dándole calor con su cuerpo, y cantando para él quien aun se encontraría inconsciente.
Al momento de recobrar el conocimiento, pudo a duras penas observar el rostro de quien le había salvado, pero lo que encantó sus sentidos fue su hermosa voz, su canto; embelesado, apenas pudo detener a aquella mujer cuando esta escapó con prisa de su lado, y sin lograr entender el porqué de tal accionar, no tuvo más remedio que dejarla ir, ya que prontamente un grupo de personas le llevarían al castillo, y no tendría más que el recuerdo de aquella hermosa voz para buscar a quien creía el amor de su vida.

Prontamente empezó a buscar a esa dama que le había salvado la vida, enamorado de ella únicamente por escuchar su voz, quería saber más, conocerla y enamorarse de su persona en general, pero por mucho que intentaba, no lograba encontrar a esa joven. Sin embargo, un día los miembros del palacio encontraron a una joven, aparentemente muda, en la playa donde había sido encontrado el príncipe después del hundimiento de su barco el día de su cumpleaños, ella era una chica hermosa, sus cabellos rojos eran su característica más destacable, y pronto pudieron identificarla como "Ariel". Los lacayos y sirvientes del príncipe arroparon y acogieron a la joven en el castillo, puesto que no parecía tener hogar alguno, y la llevaron a conocer a Eric, con lo cual ella parecía bastante entusiasmada. Al conocerse, Eric pensó que quizás ella podía ser la joven que le había rescatado, pero al enterarse de que era mudo, rechazó la posibilidad, aunque no por ello desistió de intentar conocerla... Y mal que mal, poco a poco se fue enamorando de ella. Al menos, hasta que, cuando paseaba por la playa con Ariel, escuchó la voz que reconoció como la de su salvadora, y se vio enamorado de su portadora, a quien pronto le propondría matrimonio.

Sin embargo, el matrimonio fue interrumpido por la joven Ariel, quien desenmascaró a la bruja que había tomado su voz, y logró convencer a Eric de que era su verdadero amor... Pero desafortunadamente, su chance de vivir un "felices por siempre" nunca llegó, y no pasó ni un último día, antes de ser atrapados por la maldición, y por tanto privados de su final feliz.
Datos extra
Descripción Soñador y aventurero, amante de los viajes y hacer lo imposible posible, joven sumamente curioso, cariñoso y abierto, no le agrada dejar de lado a nadie y procura mantener su actitud amigable y atenta con todo ser viviente, independientemente de su raza, clase social o género. De carácter noble y quizás un poco inocente, el dinero o el poder nunca se le han subido a la cabeza, logrando hacerlo un hombre más sociable con quien se querría tratar; deposita su confianza en sus seres queridos, enteramente, y se sentiría por demás engañado si alguno de ellos le llegara a fallar, y por supuesto aprende de sus errores, con lo cual no sería nuevamente capaz de volver a confiar en aquel que le ha traicionado. A veces, pocas veces, puede resultar un tanto tímido. Respetuoso, caballeroso y "principesco", con gran confianza en sí mismo y en sus capacidades, aparentemente un desconocedor del miedo, al menos ante las adversidades.
Otra Info.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Once Upon A Time


He leído las reglas y hecho mis registros.

Gérhard LeBlanc

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 28/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.