Spencer I. Matthews Expedient 100%

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Spencer I. Matthews Expedient 100%

Mensaje por Spencer I. Matthews el Lun Nov 28, 2011 10:32 pm



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Spencer Matthews



Nombre completo Spencer Isabelle Matthews
Sobrenombre Izz || Izzy || Elle
Edad 17 años
Lugar de origen Susexx, Inglaterra
Estado civil Soltera
Ocupación Estudiante
Preferencia sexual Heterosexual
Residencia actual Storybrooke, Suiza
Avatar Emma Roberts
Raza Grimm


Descripción psciológica


Spencer es por mucho una persona muy noble, sencilla y honesta. Esa cara dulce y tierna que se carga no es más que un reflejo de lo más profundo de su alma. Sus ojos reflejan mucho mejor que un espejo de agua limpia todos sus pensamientos, son un libro abierto dispuesto a contar su historia nada más llegue un lector interesado en saberla.

Y mientras ella puede contar toda su vida a un desconocido pasa completamente lo opuesto con sus familiares y amigos, sabe perfectamente el valor de la lealtad considerándolo una de las mejores virtudes que puede tener el hombre, así que una vez su amigo siempre su amigo pase lo que pase. Tampoco es una chica muy dada a generarse enemigos, su tranquilidad la lleva sino a llevarse bien al menos a tener una relación cordial con todos aquellos a su alrededor.

Demasiado ingenua en algunas cosas, puede creerse cualquier cosa que le digan con tal de que tenga un tono serio e incuestionable. No rompe las reglas ni le gusta acarrearse problemas de ningún tipo con ninguna persona, es más cuando llega a tenerlos tiene serios conflictos internos por no saber exactamente cómo lidiar con aquello; actitud que tiende a enredar demás las cosas debido a su constante evasión del choque con otras personas en lugar de afrontarlo de frente.

Cree irremediablemente en la bondad de las personas, es incapaz de concebir a alguien como "malo" hasta que demuestre lo contrario y aunque llegue a demostrarlo aún así tardara en poder asimilar que no era persona que ella creía que era, ¿confuso? Un poco pero es tan misericordiosa que podría perdonar a un asesino si alega defensa propia. Ayudará a quien pida su ayuda y pueda dársela.

De actitudes alegres y de risa fácil, es muy común verla sonriendo por nada mientras camina por la calle, disfruta de cada pequeño detalle de la vida y trata de no dejar pasar desapercibidos las mínimas cosas que hacen un día distinto a los demás. Es tremendamente observadora la mayor parte del tiempo, tiene cierta tendencia a detectar manías de una forma muy rápida y a conocer de esa misma forma a las personas y relacionarlas con gestos y movimientos.

Es una chica distante de los demás hasta que se siente a gusto con ellos, cuando esa línea se disuelve puede llegar a ser muy confianzuda, además de no tener reparos en decir cuando alguien le agrada o demostrar su cariño, claro nunca de una forma que llegue a incomodar a los demás.

Pragmática a más no poder, no le gusta complicarse las cosas en lo absoluto y su cerebro parece estar diseñado para encontrar la mejor y más fácil solución para sus problemas y situaciones diarias. Por eso mismo es una chica muy eficiente en toda empresa que acomete, el tiempo es oro y no va a desperdiciar el suyo haciendo dos veces las cosas por hacerlas mal la primera.

Las mentiras no son de su agrado pero sabe que no se pueden evitar por lo que prefiere las omisiones, sabe que hace menos daño si no dice algo a inventar algo completamente distinto. No busca el mal en ninguna de sus formar, lo repele de su vida.

Es una persona estable… al menos la mayor parte del tiempo…



Vestuario Actual y Descripción Física


Altura: Con su metro sesenta y cuatro no parece estar disgustada, trata de tomarlo por el lado bueno de las cosas, está en plena edad de crecimiento y tiene la esperanza de lograr al menos un par de centímetros más; si no crece más de lo esperado tampoco se enfadará, la altura no tiene absolutamente nada que ver cuando se trata de determinar a la persona en cuestión. Ella sabe, de primera mano, que no todas las personas imponentes en aspecto lo son en intelecto.

Peso y complexión: Además de ser pequeña, es delgada. Pesa alrededor de 52 kilogramos, sólo un poco por debajo del peso ideal para alguien de su altura sin embargo no hay nada por lo cual preocuparse. Toda su familia es delgada por naturaleza, algunos incluso muy huesudos pero no por gusto, y ella ha heredado esos genes.

Cabello: Sólo se puede decir, con toda seguridad, que el color de su cabellera natural es castaño cobrizo, no llega a ser muy claro pero tampoco es completamente oscuro para convertirse en negro. Lo ha cambiado de color, le gusta mucho cambiarlo de color pues se aburre un poco con la monotonía en él, desde rubio dorado hasta negro azabache ha probado, aunque omite los colores chillantes como rosa o amarillo. Es complicado encasillarlo en lacio y ondulado, todo depende del día –en ocasiones también del clima- y del largo, entre más corto se encuentre se podrá apreciar lacio, si se deja crecer hay más espacio para que surjan las ondas. Prefiere tener una larga, voluptuosa y rebelde cabellera, disfruta mucho llevarlo suelto aunque para ocasiones especiales lo recoge de diversas formas y lo alacia por completo.

Rostro: Alargado es la mejor forma de describirlo, una frente amplia y rematado en una barbilla lisa y bien delimitada. Los pómulos son discretos pero marcados , al igual que sus demás rasgos son suaves y femeninos. Los ojos están enmarcados en un par de pestañas finas y delgadas, nunca han supuesto un gran problema para su aspecto.

Ojos: A simple vista parece que sus ojos son de un café tan claro y líquido que se puede beber, sin embargo no son más que ilusiones ópticas. El verdadero color de sus grandes y penetrantes orbes es de verde, un verde tan oscuro que puede confundir hasta los más despistados. Nunca tiene una mirada ausente en el rostro, a menos que sea su intensión, por lo contrario, es completamente atenta a todo su alrededor, no deja escapar ningún detalle. Cuando habla con las personas las mira fijamente en todo momento, es su forma de hacerle saber a los demás que tienen toda su atención aunque eso no quita lo incómodo que puede resultar para las personas poco acostumbradas al contacto visual directo. No tiene reparo alguno en mirar a los demás si más.

Boca: Su sonrisa es enorme, blanca y resplandeciente; está oculta por sus labios rosas, el labio superior ligeramente más delgado que el inferior.

Nariz: . La nariz no es recta por completo pero de lejos da el aspecto de que lo es, es fina y delgada, proporcional al resto de su rostro.

Piel: Se supone que la joven debería tener un color de piel si no moreno al menos bronceado pero no. A pesar de haber pasado la mayor parte de su vida bajo el sol británico sus genes son más fuertes que toda su persona, no puede luchar –aunque lo desee- contra su piel caucásica. Es blanca, por no decir transparente, y terriblemente sensible. Al ser de un color tan claro cualquier tipo de alteración en fácilmente detectable y visible, los moretones llegan a adquirir un tono negruzco en lugar de uno violeta; las lesiones como cortaduras y rasguños saltan no sólo en color sino también en textura si no logran atenderse a tiempo y las cicatrices tardan años en desaparecer por completo. Su piel le juega malas pasadas, sobre todo cuando se le sube el color a las mejillas, es una tarea imposible esconder su nerviosismo si se sonroja.

Marcas distintivas: Tiene un lunar en la parte posterior del hombro izquierdo lo suficientemente grande para ser visible sin mucho esfuerzo, tiene la forma de luna creciente perfectamente bien definida.

Tatuajes y perforaciones: Su piel nada más ha sido tocada por las agujas -quitando las inyecciones- nada más las dos veces de rigor para perforar una sola vez cada lóbulo de ambas orejas. No hay ninguna otra marca, que no sea de nacimiento, sobre su tersa piel.

Vestimenta y otros: Spencer prefiere las cosas cómodas antes que otra cosa, nada de altos zapatos y lujosos trajes de telas delicadas que se estropean al menor roce con lo que sea. Al ser una chica un tanto friolenta prefiere las telas cálidas como la lana. Tiene infinidad de gorros, bufandas, guantes y calentadores de todos tipos y colores, para toda la ocasión y por lo general al menos uno de ellos forma parte de su outfit diario.

Las chamarras, abrigos y suéteres también son abundantes dentro de su armario, predominando los colores secos sobre los demás -cafés, amarillos, naranjas-, también en sus pantalones y blusas. Los blusones también son de su agrado. Le gusta sentirse acogida por su ropa para evitar la entrada del frío lo más que se pueda.

Los accesorios necesarios nada más, nada de collares estorbosas y tintineantes pulseras que pesan cuatro kilos sobre sus menudas muñecas. Aretes de preferencia pequeños y cortos, collares nada más cuando sean necesarios y pulseras de tela y tejidas sobre las de metal. No las desdeña si se las regalan o parecido pero no son algo que vaya a comprar directamente a una joyería.

Zapatos bajos, definitivamente, y de preferencia cerrados. Las botas son sus favoritos porque la mantienen cálida y son resistentes a muchas inclemencias del tiempo, práctica ante todo. Aunque no puede descartar los que llama "zapatos de fiesta", los altos y lujosos que vuelven locas a muchas chicas, los tiene, pero como su nombre de dice sólo en ocasiones especiales ven la calle.



Historia

Spencer nació en el distrito de Susexx en Inglaterra, desde pequeña siempre ha tenido más presente la imagen de su padre que la de su padre, ¿la razón? Su progenitor siempre ha sido absorbido por su trabajo de una forma impresionante, llegando a estar únicamente uno o dos meses en todo el año en casa, divididos en pequeños lapsos.

Pese a todo, Spencer siempre lo recuerda con una sonrisa en los labios y todo el tiempo disponible para ella cuando estaba en casa. Las despedidas eran tristes pero siempre llevaban un "volveré" tácito. Los años pasaban y con ellos la joven iba creciendo siempre guiada por la figura de su madre, aquella buena mujer que jamás le permitía olvidarse de su padre, quién era y lo mucho que la quería. Con todas esas atenciones era imposible que Spencer se sintiera olvidada por su progenitor y el sentimiento hacia él jamás se vio mermado por la lejanía.

Sin embargo, como es propio de los chiquillos que comienzan a crecer, las preguntas asomaban traviesas en los ojos verdes de aquella chiquilla que dejaba atrás la infancia. Sabía del buen trabajo de su padre que lo obligaba a viajar por el mundo la mayor parte del tiempo, y en especial a una ciudad de Suiza, pero nada más. No sabía bien su empleo, qué hacía, si tenía amigos y todo ese tipo de cosas que preguntan a los niños en sus primeros días de clases. Su madre vagamente podía satisfacerla en eso y su padre prontamente se vio acosado con aquellas cuestiones que más tardó en meditarlas que en contestarlas con evasivas.

Spencer dedujo de aquellas actividades que él debía de tener tal cargo de suma importancia para poder decirlo siquiera a su familia, le gustaba hacerse a la idea de que era un espía secreto que viajaba por el mundo recaudando información de las personas más peligrosas o cosas por el estilo. Algunas veces más soñadoras que otra pero esa era la idea general que tenía sobre las ausencias de su padre. Y así creció.

Cuando su madre cumplió 40 años, el mismo en el que ella cumplió 16, comenzó a entrarle una paranoia difícil de controlar. Las dudas también comenzaron a asaltar a ella y de repente la confianza depositada por años a su marido parecía evaporarse. Una noche de febrero cuando su padre hacía su primera visita del año se hizo escuchar, ya no estaba dispuesta a seguir viviendo así y él tenía dos opciones, o las dejaba ir con él a ese tal Storybrooke o se olvidaba de las dos. Spencer jamás pensó que su madre hablaría con tan decisión y al parecer Jonathan tampoco, el amor a su trabajo era más que eso, la sangre le hervía cuando estaba lejos de aquel pueblo de Suiza, pero tampoco podía dejar a su familia atrás, así que hizo lo que venía aplazando desde hace tiempo: las llevo a Storybrooke.

Así que una vez terminado el curso de Spencer, los Matthews tomaron todas sus pertenencias en Inglaterra y se dirigieron a su nueva residencia. Jonathan ya había arreglado todo para la llegada de "sus chicas", una casa de tres habitaciones, un baño y medio, cocina, sala, comedor y un pequeño jardín tanto en la parte delantera como la posterior. A simple vista era un lugar cualquier, a Spencer no le agradaba del todo tener que salir de su pueblo pero entendía los motivos y no se quejaba, al menos tendría a su padre más tiempo y eso consolaba todas las desdichas que pudiera sufrir.

Las cosas iban bien hasta cierto punto pero desde que llego a Suiza tal parece que sus peores miedos se han vuelto en realidad, esporádicamente ve a las demás personas como algo distinto a lo que siempre son, hombres jóvenes y fuertes lucen viejos y demacrados, bellas mujeres pierden su belleza momentáneamente
y cosas por el estilo. Spencer no sabe qué está sucediendo y eso la ha hecho un poco más desconfiada de lo que era en Susexx pero nada más, toma su distancia con aquellos que siente "extraños".

Sin duda alguna ha comentado de esas extrañas visiones a sus padres, su madre echa la culpa al clima y la falta del sueño por dormirse tan tarde en días de colegio; su padre nada más frunce los labios cada que escucha a su pequeña hablando sobre esas cosas "paranormales". Spencer no es una chica estúpida y sabe que algo está, además de que le oculta cosas. Desde que pasa más tiempo con él lo nota mucho más misterioso que antes, menos alegre, jovial e incluso más viejo.

Jonathan se muestra reacio a hablar libremente de su trabajo, la chica sabe exactamente los mismo que antes de la mudanza. La rojiverde sabe que no es de buena educación escuchar conversaciones pero no ha podido evitarlo, su padre hablando de reuniones, investigaciones y monitoreo de quién-sabe-qué la desconciertan demasiado. No es que haya sido muy distinto a lo que un día imaginó pero no puede entender cómo todo eso sucede en un pequeño pueblo, desde que viven con él casi no abandona Suiza y toda su actividad se centra en Storybrooke.

Tantas nuevas preocupaciones son demasiado para ella, no sabe cómo actuar cuando le viene uno de esos "delirios" en los que transfigura a las personas, se siente extraña cuando cuando ve a una persona e inmediatamente la imagina como un animal. Intenta hacer caso a las palabras de sus padres no omitir esas sensaciones extrañas que salen desde su interior pero la mirada de su padre no la deja en paz, siempre es la misma.

Spencer comienza a creer que hay algo mal con ella, que se está volviendo loca. Nadie más parece percibir lo que ella percibe y eso la atemoriza en exceso, no confía en nadie lo suficiente como para poder contárselo y tampoco cree que sea una excelente idea hacerlo. Sólo Jonathan sabe lo que le ocurre a su hija, él y los pocos como ellos, la sangre grita lo que la boca calla y tarde o temprano su pequeña niña se enterará de que los cuentos de hada no son fantasía, que los finales felices no existen y que ella tendrá que sumarse a las filas para mantener el orden de aquello que ahora la aterra. Después de todo Storybrooke siempre será su hogar.

¿Pero por qué atormentarla ahora? Mejor dejar que crezca un poco más ¿no?






Otros datos

■ Demasiado visual incluso para ella misma, las palabras no se le dan tan bien como las imágenes, así que siempre lleva consigo una pequeña bolsa con unos cuantos lápices, carbones, crayones o lo que sirva para escribir y un bloc esquela hojas blancas.
■ Su más grande sueño es ser arquitecta, así que pasa la mayor parte de su tiempo haciendo bosquejos, aprendiendo a usar las reglas y demás técnicas para entrar preparada a la universidad que desea.
■ Sabe que romperá el corazón de sus padres pero planea estudiar la universidad en otro lado, no es nada personal pero Storybrooke no cumple sus expectativas académicas.
■ Le gustan los animales pero no tiene mascotas permanentes, quizás uno que otro gatito herido que deja ir cuando está mejor y ese tipo de cosas.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Once Upon A Time


He leido las reglas y hecho mis registros.


Última edición por Spencer I. Matthews el Mar Nov 29, 2011 9:42 pm, editado 1 vez

Spencer I. Matthews
Grimm
Grimm

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Localización : Storybrooke, Suiza.

Volver arriba Ir abajo

Re: Spencer I. Matthews Expedient 100%

Mensaje por Spencer I. Matthews el Mar Nov 29, 2011 9:39 pm

Ficha terminada.

Spencer I. Matthews
Grimm
Grimm

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Localización : Storybrooke, Suiza.

Volver arriba Ir abajo

Re: Spencer I. Matthews Expedient 100%

Mensaje por Once Upon a Time el Mar Nov 29, 2011 10:05 pm

FICHA ACEPTADA

Bienvenida a Storybrooke, Spencer, sin duda un personaje interesante.

Atte.

STAFF de OUAT

Once Upon a Time
Administración general
Administración general

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/11/2011

http://once-upon-time.foroactivo.com.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Spencer I. Matthews Expedient 100%

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:29 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.